LOS RONQUIDOS, LA ANTESALA DEL MAL SUEÑO

roncar

Desde que el sueño es uno de los elementos esenciales para la vida del ser humano, los ronquidos existen. La roncopatía, como se le conoce clínicamente al acto de roncar afecta a millones de personas en el mundo.

Los ronquidos son causados por vibraciones en los conductos del aire en el momento de dormir y de relajar el cuerpo.

Al dormir los músculos de la garganta y tráquea se relajan. Si te encuentras boca arriba, tanto la mandíbula como la lengua (que pierde su tonicidad normal mientras descansas) se deslizan más atrás que de costumbre obstruyendo las vías respiratorias  y dificultando la entrada y salida de aire de los pulmones y obligando al individuo a respirar por la boca. Al reducirse ese espacio, el aire roza las partes blandas del paladar y la úvula (campanilla) haciéndolos vibrar. Ese movimiento trémulo es la causa que genera el sonido del ronquido.

roncar-2

Además de por motivos posturales hay personas que roncan porque tienen una irregularidad anatómica de la nariz o de la garganta tales como el aumento de tejidos de esa zona: úvula,  adenoides (vegetaciones)  amígdalas, velo del paladar o lengua (macroglosia). Las personas obesas suelen tener un incremento de estos tejidos y del tamaño del cuello.

El ronquido también puede estar asociado con la apnea obstructiva del sueño. En este estado grave, los tejidos de la garganta bloquean parcial o totalmente las vías respiratorias, lo que impide la respiración.

Las personas con apnea del sueño pueden experimentar periodos de ronquidos fuertes seguidos de periodos de silencio. Los periodos de silencio significan que la respiración se detiene parcial o completamente. Después del periodo de silencio, la persona afectada suele despertarse con un sonoro ronquido o jadeo para coger aire de forma inconsciente.

Sea cual sea la causa del ronquido descansar por la noche resulta muy complicado cuando dormimos al lado de un roncador ya que es uno de los sonidos más fuertes que puede llegar a emitir un ser humano; se han registrado sonidos de ronquidos de 80 decibelios, esto equivale al sonido de un martillo neumático perforando la acera y el Guinness World Records cita un caso de 93 decibelios, las dos terceras partes del nivel de ruido de un avión de pasajeros.

Luchar contra el ronquido es mejorar la calidad de vida, no solo del roncador, sino de todos en la familia. Por eso es importante reconocer el ronquido, evitarlo y, en caso de presentarse intensamente, combatirlo acudiendo al especialista.